Seguidors

dijous, 2 d’abril de 2009

FLOR DE CEREZO (Prunus avium)

En un poema japonés escrito por Tsurayuki, se describe la visión de su amada comparándola con la visión fugaz de la flor del cerezo:

Como en las montañas, cuando las nubes
descienden a la tierra, entre tenue niebla,
puede verse la flor velada y blanca
de algún cerezo…

Cuando la capital del Japón era todavía Kyoto, el emperador y la corte iban en procesiónritual hacia la falda del volcán Fuijiyama, para festejar el retorno de la primavera contemplando el
florecimiento de los cerezos.

La flor del cerezo, para los japoneses, supone una de las manifestaciones más elevadas de la belleza y la pureza.

La flor del cerezo posee un alto valor romántico, precisamente porque se desvanecen con el viento en el mismo momento que alcanzan su perfección.
Jesús Callejo